Hotel Baviera

“Ganamos, perdimos, igual nos divertimos” – Eduardo Galeano.

Buscando un poco de inspiración para realizar mi trabajo guglie las palabras: ¿Por qué me gusta el fútbol? Encontré varios columnas de opinión en las que se resalta principalmente motivos relacionados con el deporte, el hecho de ejercitar el cuerpo, con la cadena de sucesos o situaciones a los que nos vemos sometidos durante un partido de fútbol, como jugadores, también relacionados con el espacio y sus reglas, con los errores y el fracaso.

“No hay justificación para este desprecio a un fenómeno social en donde están representadas casi todas las pasiones humanas: el amor, el desamor, el odio, el orgullo, la justicia, la injusticia, la solidaridad, la sed de venganza, el coraje, la ambición, la cobardía, la violencia, el culto al dinero, el poder. Es decir, los temas que nutren la buena literatura.”https://www.semana.com/cultura/articulo/el-futbol-tan-lejos-literatura/78302-3

De igual manera guglie las palabras: literatura y el fútbol. Me encontré con un texto escrito por Eduardo Galeano (1940 – 2015) que se titula: “El fútbol a sol y sombra”, de donde extraje la cita que tiene por título esta composición. Palabras que nos brindan un poco de perspectiva para leer y analizar el fenómeno mundial del fútbol encabezado por la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA). No estamos ciegos para no saber sobre los diferentes problemas que medios han comunicado sobre esta federación. No estoy diciendo que son culpables, no, no soy un juez para determinar eso, solamente lo pongo sobre la mesa como un elemento más de comprensión sobre lo que es el fútbol hoy en el mundo.

Prólogo: «Todos los uruguayos nacemos gritando gol y por eso hay tanto ruido en las maternidades, hay un estrépito tremendo. Yo quise ser jugador de fútbol como todos los niños uruguayos. Jugaba de ocho y me fue muy mal porque siempre fui un “pata dura” terrible. La pelota y yo nunca pudimos entendernos, fue un caso de amor no correspondido. También era un desastre en otro sentido: cuando los rivales hacían una linda jugada yo iba y los felicitaba, lo cual es un pecado imperdonable para las reglas del fútbol moderno.»”

Lo que me gusta de la cita es que se le puede quitar o reemplazar la palabra “uruguayos” y el texto queda de una generalidad maravillosa impresionante. Es decir, lo mismo puedo decir de los colombianos.

Igualmente la sinceridad de la cita nos deja ver que a él no le importaba ser malo jugando fútbol sino que realmente lo que quería era jugar. Y de hecho esa es de alguna manera la invitación o el subtexto del libro, el fútbol se ha visto opacado por una serie de reglas sin sentido que lo han convertido en un espectáculo dejando de lado lo importante de cualquier deporte o juego: la diversión.

Por eso especialmente, sólo por divertirnos, los invitamos a vivir la pasión de la pecosa en el mundial FIFA 2018 con nosotros, Hotel Baviera. Dispusimos de un televisor en nuestro salón comedor para que puedan observar los partidos y disfrutar de un delicioso desayuno y almuerzo.